Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Está usted en:

  1. Noticias

FUNDACION EDPNoticias

Comienza el contenido principal

La Fundación EDP patrocina una exposición sobre la obra de Joaquín Vaquero Palacios

Categoría:

Cultura

07.02.2018

El próximo 15 de febrero se inaugura en el Museo ICO de Madrid la exposición ‘Joaquín Vaquero Palacios. La belleza de lo descomunal. Asturias, 1954-1980’. Comisariada por Joaquín Vaquero Ibáñez y organizada por la Fundación ICO, la muestra cuenta con el patrocinio de la Fundación EDP. Estará abierta al público hasta el 6 de mayo en horario de 11:00 a 20:00 horas de martes a sábado y de 10:00 horas a 14:00 horas los domingos. La entrada es gratuita.

Joaquín Vaquero Palacios (Oviedo, 1900-Madrid, 1998) arquitecto, pintor y escultor, fue un creador total que abordó el proceso creativo de forma global. Esta exposición se centra en el proyecto que, fruto de treinta años de colaboración con Hidroeléctrica del Cantábrico (en la actualidad, EDP), materializó en cinco centrales de generación de energía eléctrica asturianas, concebidas como obras de arte total.

La exposición permite descubrir la obra artística realizada por Vaquero Palacios en las centrales eléctricas de Salime (1945-1955) –uno de los mejores ejemplos de arquitectura industrial española adscrita al Movimiento Moderno–, Miranda (1956-62), Proaza (1964-68), Aboño (1969-1980) y Tanes (1980).

Murales, esculturas, mobiliario, diseño industrial –en solitario o con la colaboración de su hijo, Joaquín Vaquero Turcios, también arquitecto y artista– e incluso la arquitectura, convierten a Vaquero Palacios en un artista polifacético que fue capaz de transformar las enormes estructuras de estas centrales en auténticas catedrales industriales del siglo XX.

La exposición

La muestra que el Museo ICO presenta, tiene como objetivo fundamental sacar a la luz y descubrir uno de los patrimonios industriales más destacados y, a la vez, más desconocidos del arte español.

El Museo ICO es el único en España dedicado en exclusiva a la arquitectura, disciplina sobre la que versan las tres exposiciones que realiza cada año.

El recorrido comienza con una introducción sobre el personaje y su entorno, tanto desde el punto de vista vital, familiar y creativo, como geográfico, a través de mapas que sitúan y localizan dentro del ámbito asturiano cada una de las centrales, a las que se dedican sendos capítulos individuales.

90 fotografías de Luis Asín y un amplio trabajo audiovisual a cargo de Juan Vaquero, ambos realizados especialmente para este proyecto, junto con cuadros de Vaquero Palacios, fotografías de época, planos originales, bocetos, maquetas, libros y diversos elementos de diseño industrial, entre otras obras, conforman esta exposición que pretende narrar una etapa muy concreta dentro de la extensa producción de Joaquín Vaquero Palacios, la correspondiente al periodo comprendido entre 1954 y 1980, años en los que desarrolla su estrecha colaboración con Hidroeléctrica del Cantábrico, hoy EDP.

Para Joaquín Vaquero Ibáñez, comisario y nieto del artista, la escala ha sido uno de los principales retos de la exposición: “Hablamos de presas construidas mediante millones de toneladas de hormigón que conforman interiores descomunales y gigantescos; saltos de agua excavados en montañas de roca viva a los que se accede a través de túneles infinitos; salas de turbinas donde podrían convivir varios aviones de línea regular… Las dimensiones de estos espacios escapan a nuestra percepción cotidiana”.

Sobre Joaquín Vaquero Palacios

Joaquín Vaquero Palacios (1900-1998) fue arquitecto, pintor y escultor. Su padre, Narciso Hernández Vaquero (1866-1964), fue director y presidente de Hidroeléctrica del Cantábrico durante casi medio siglo, y responsable de la central de La Navia y de los primeros avances en el abastecimiento energético de la ciudad de Oviedo. Durante ese proceso, Joaquín, muy pequeño entonces, le acompañaba en sus viajes en tren, coche y mula, empapándose del paisaje asturiano, de su luz, color y escala.

Vaquero Palacios estudió arquitectura en Madrid y compaginó, de manera brillante, la actividad pictórica y arquitectónica con un hambre insaciable por conocer y por experimentar a partir de sus innumerables viajes.

Años después, los responsables de Hidroeléctrica del Cantábrico le encargaron los trabajos de integración artística de la presa de Grandas de Salime (realizados entre 1954 y 1960), el primero de una serie de proyectos realizados en España con carácter de “obra total”, que combinaban ingeniería, arquitectura, pintura, diseño y una escenografía perfecta para crear una obra única y singular, de dimensiones faraónicas. A Salime le seguirán los trabajos llevados a cabo en las centrals de Miranda, Proaza (donde acometió el desarrollo global del proyecto, arquitectura incluida), Aboño y Tanes.

La muestra se completa con la publicación de un catálogo que documenta en profundidad el trabajo llevado a cabo por Vaquero Palacios en estas cinco centrales asturianas, un libro que, como todos los publicados por el Museo ICO, quiere convertirse en referencia ineludible sobre este tema, contribuyendo de forma decisiva a la labor de difusión de la arquitectura española llevada a cabo desde esta institución.

Editado en español e inglés, e ilustrado con el trabajo fotográfico de Luis Asín, el libro cuenta con artículos de Rafael Moneo, Juan Navarro Baldeweg, Iñaki Ábalos, Francisco Egaña, Natalia Tielve y Joaquín Vaquero Ibáñez.

Noticias destacadas

Fin del contenido principal

Inicio del contenido